4.Sede Canónica

Breve reseña histórica de la Iglesia del
Real Monasterio de la Madre de Dios de Comendadoras de Santiago de Granada

La Reina Isabel la Católica ofrece en la Catedral de Santiago de Compostela al santo Patrón de España la erección de un Monasterio de Comendadoras en el mismo momento en que conquiste la Ciudad de Granada. Esta promesa se hace realidad en 1501 a través de una Bula de erección de la Orden que firman los Reyes Católicos y el Papa Alejandro
VI.

Es a través del Arzobispo de Granada Fray Hernando de Talavera, confesor de la Reina, que ofrece su casa aumentada con otras pequeñas parcelas junto al Cuarto Real, en el Realejo, al pié de la colina de la Alhambra, zona de asentamiento de los familiares de la dinastía Nazarí. De esta forma se constituye el primer Monasterio reclausura femenino en la Ciudad de Granada. Se cerca todas las casas compradas, se construye una iglesia con su enterramiento, en donde descansan las sobrinas del Arzobispo, primeras que profesaron en Granada de la Orden de Comendadoras y se construye el primer Hospital de Peregrinos del Camino Mozárabe de Santiago que partía desde Granada

El Real Monasterio de la Madre de Dios de Comendadoras de Santiago crece, en estos tres primeros siglos, en privilegios y honores, así como en patrimonio. A finales del siglo XVIII, por indicación de la Corona, el antiguo Monasterio se derriba y los planos del nuevo edificio, los realiza el arquitecto real Francisco Sabatini, que envía a Granada a su Aparejador y ayudante Francisco Aguado que construye un gran edificio neoclásico, ejemplo de primera magnitud de la época, asimismo desmonta el artesonado mudejar de la Iglesia, que estaba en mal estado y decora las bóvedas a base de una nervadura goticista con ornamentación barroca e instala en el presbiterio una cúpula oval con linterna. La Iglesia tiene dos partes diferenciadas, la nave para los fieles con el presbiterio en alto y Coro bajo y alto reservado ala clausura contemplativa. Cinco contrafuertes o grandes pilastras a cada lado flanquean cuatro capilla en el lado de la Epístola y tres capillas y la puerta de acceso desde el Compás, en el lado del Evangelio. El presbiterio esta separado por una escalinata de la nave.

El retablo mayor magnifica construcción de principios del XVIII, junto a dos altares auxiliares y el púlpito son producto de la dote que generosamente entregó al Monasterio una Comendadora. Está concebido para la Manifestación y Adoración del Santísimo con puertas cóncavas rodantes, en el camarín central está la imagen de la titular de la casa Santa María Madre de Dios, imagen de vestir que porta en su mano izquierda al Niño Jesús y en la derecha un cetro, es de autor anónimo de finales del XVII.

A ambos lados en dos pequeñas hornacinas figuran dos imágenes, San Juan Evangelista de Alonso de Mena, Siglo XVII y otra del siglo XVI de Santiago el Mayor de Pablo de Rojas. En las calles laterales del retablo flanqueado por elegantes y decoradas columnatas salomónicas, está la imagen de Santiago Peregrino, del siglo XV y de factura anterior a la Conquista de Granada y posible origen castellano, ha figurado por su importancia en varias exposiciones de alcance nacional , entre ellas “Las Edades de Hombre”, en la otra parte del retablo está la imagen de San Agustín atribuida a Bernabé de Gaviria, siglo XVII, del que posiblemente sean también el Padre Eterno que corona el retablo y las imágenes de la Fe y de la Esperanza que lo flanquea. En el centro del manifestador está la antiquísima imagen de un crucificado de factura goticista realizada en talleres de Castilla y de tamaño algo menor que académico, perteneció a Fray Hernando de Talavera, ante él se hizo en un recodo de la Puerta de la Justicia de la Alhambra, la Primera Misa cuando se conquista la ciudad en 1492, posiblemente sea la imagen mas antigua de la ciudad. En las paredes del presbiterio a ambos lados del retablo hay dos grandes pinturas de buena factura y del siglo XVII que representan a los Reyes Católicos.

En los cuatro altares laterales figuran un lienzo de San Miguel de Escuela Granadina siglo XVIII, el grupo Escultórico de la Oración en el Huerto de Domingo Sánchez Mesa Siglo XX , a continuación el altar de la Inmaculada flanqueado por pequeños lienzos de santos, entre ellos San Francisco, Santa Lucía, Santa Bárbara y la Anunciación, junto a un Padre Eterno, todo de Escuela Granadina entre los siglos XVII/XVIII, el retablo contiguo es de principios del XIX, y en su hornacina hay una bella imagen de Santiago Matamoros de Torcuato Ruiz del Peral S. XVIII, a continuación una imagen de la Dolorosa atribuida a Jose de Mora Siglos XVII/XVIII, una de las mas bellas de su producción y que recibe la advocación de la Amargura, titular de su cofradía de gran devoción en el Barrio, se le ha concedido por el Arzobispado de Granada el rango de ser coronada Canónicamente. En la pared opuesta nos encontramos con tres altares, a saber cerca del presbiterio una lienzo dedicado a San Agustín de Escuela Granadina del XVIII, el púlpito de principios del XVIII bello ejemplar espléndidamente ornamentado, la gran puerta de acceso desde el compás, de madera con clavos de bronce y que en su exterior tiene una gran portada de piedra de Sierra Elvira, diseñada por Ambrosio de Vico y realizada entre el XVI/XVII. A continuación un pequeño retablo barroco de gran armonía y que en su hornacina tiene la imagen bellísima de excelente factura de San José con el Niño Jesús obra de Torcuato Ruiz del Peral del siglo XVIII, el ultimo altar está dedicado a una devota imagen de vestir que representa a Jesús Nazareno, de autor anónimo y de Escuela Granadina del XVIII. En las paredes de la Iglesia figuran varios lienzos de buena factura sobresaliendo un San Antonio de Pedro Atanasio Bocanegra. En el coro de las mojas varias lienzos de calidad, con imagen de la Virgen con el Niño Jesús, una Inmaculada Concepción, pequeña imagen de vestir de la Virgen con el Niño, sobresaliendo una Niño Jesús atribuido a Pedro de Mena y el Niño Comendador de magnífica factura, todo ello de los siglos XVII/XVIII.

En resumen esta iglesia contiene una secuencia artística de primer orden y que abarca mas de 500 años de arte religioso, desde el primitivo Crucificado gótico del siglo XV hasta la soberbia imagen del Señor de la Oración en el Huerto, de Domingo Sánchez Mesa de mediados del siglo XX , pasando por los mas importantes autores de la Escuela granadina, Pablo de Rojas, Bernabé de Gaviria, Alonso de Mena, Pedro de Mena, Jose de Mora, Pedro Atanasio Bocanegra y Torcuato Ruiz del Peral

Deja un comentario