Memorias de un 30 de Mayo: Peregrinación a Tierra Santa

40

Otra de las grandes actividades que se llevaron a cabo como preparación a la Coronación Canónica de María Santísima de la Amargura, fue una Peregrinación a Tierra Santa, en los 11 últimos días de Agosto de 2012 y de la mano de los Padres Franciscanos, siempre bajo la experta coordinación de nuestro hermano de Getsemani, Juan José Domínguez.

Medalla de la hermandad en la Roca de la Agonía. Basílica de Getsemani.

Contar todo lo que vivimos en la Tierra de Jesús, se queda para nuestro corazón. Es imposible. El cúmulo de sensaciones, experiencia, vivencias, momentos de Oración y celebraciones Eucarísticas,… es inabarcable y solo invita a decir, que todos los cristianos y especialmente los cofrades han de ir, una vez en la vida, a Tierra Santa. Es la Peregrinación de nuestra vida, sin duda. En Belén, el nacimiento de nuestro Salvador, en Nazaret la protagonista es María. Caminos que nos llevaron al Monte de la Bienaventuranzas, al lugar donde sucedió la multiplicación de los panes y los peces, atravesar en barco el Lago de Galilea, subir al Monte Tabor, visitar Caná, Cafarnaun, Haifa, Betania, ….y Jerusalén. La Ciudad Santa, lugar de la Ascensión, Cenáculo, y en el Huerto de Getsemani, en la Basílica de la Naciones, que así se llama la iglesia que guarda la Roca de la Agonía, se realizó una Hora Santa, en donde el momento de la Oración en el Huerto, se hizo muy presente, en oraciones y peticiones, junto a los Olivos Milenarios. Casa de Caifas, Templo de Salomón, calle de la Amargura, Calvario, Santo Sepulcro,……y un recuerdo imborrable, que siempre permanece vivo.

Uno de los Olivos Milenarios en el Huerto de Getsemani.

Los miembros de la Cofradía y los hermanos cofrades que se unieron al grupo, vivieron con entusiasmo esta Peregrinación. Recientemente, en Agosto de 2019 una segunda Peregrinación a Tierra Santa, reforzó los lazos de unión de nuestra Cofradía, con el lugar Sagrado de Getsemani en Jerusalén.