Memorias de un 30 de Mayo: Pregón de la Coronación

115

Un pregón de profunda raíz cristiana, directo al corazón, con sentimiento cofrade y de provocación a la reflexión interna, fue el que pronunció el 19 de abril de 2015 el cofrade granadino Antonio González para anunciar la coronación canónica de la Virgen de la Amargura, Titular de la cofradía de la Oración en el Huerto de los Olivos. El pregonero aseguró que “La corona no está hecha sólo con las manos del orfebre. Hay otra parte de la misma que tiene menos brillo pero a los ojos de Dios es la más importante”, ante un patio de butacas del Teatro Municipal Isabel la Católica que casi se llenó de público. El pregonero habló de los otros materiales de la corona, la fe, la caridad y la fraternidad entre los hermanos. El pregón estuvo dedicado a los niños “representados en un joven de nueve años, Pablo Ramos, que vive próximo al templo de las Comendadoras de Santiago que ya será su futuro pregonero”. Habló del barrio del Realejo que da cobijo a la cofradía que tiene por Titular a la Santísima Virgen de la Amargura y solicitó al arzobispo monseñor Martínez Fernández, que no estaba en el teatro, “un altar para María Santísima Coronada en el Realejo”, pidiendo las coronaciones de las imágenes de la Virgen de la Soledad, de María Santísima de la Victoria y de la Virgen del Rosario. Esta última imagen en su advocación de gloria ya lo está y es copatrona de la ciudad. El pregonero se refería a la imagen del Rosario en sus Misterios Dolorosos que procesiona el Miércoles Santo.

Setenta y cinco minutos duró el pregón que fue interrumpido en siete ocasiones y que concluyó con una fuerte ovación de casi tres minutos y que hizo que el pregonero tuviera que salir nuevamente a agradecer las muestras de cariño que le ofreció el público asistente. El pregonero terminó su intervención con una saeta a Jesús de la Oración en el Huerto. Estaba en la primera fila el alcalde de la ciudad, José Torres Hurtado, acompañados por los ediles Juan García Montero, de Cultura, y Rocío Díaz, de Presidencia y Turismo, junto con el portavoz de la oposición, Francisco Cuenca. También presente el responsable de la Federación de Cofradías, Jesús Muros, así como hermanos mayores de otras hermandades de la ciudad.

El acto se había iniciado con la intervención de la banda municipal de Granada, dirigida por su subdirector Ángel López Carreño, que interpretó las marchas “Amarguras”, de Font de Antá; “Mi Amargura”, de Víctor M. Ferrer, y “Reina del Realejo”, también de Ferrer, con letra de Luis Rivero, que fue cantada por el coro de la Virgen de la Amargura junto a miembros del de María Auxiliadora de la Alhambra de “Aires de Fígares”.

 

“Haced lo que Él os Diga”

“…A mi madre y en ella a todas la madres, que veneran la Amargura de María Santísima”.

SALUTACION

Oh alto y glorioso Dios
Ilumina las tinieblas de mi corazón,
Dame fe recta, esperanza cierta
Caridad perfecta, sentido y conocimiento
Señor, para cumplir Tú santo y veraz
Mandamiento.

Que Dios te Salve María
Presente siempre en mi vida
Madre de Dios escogida
Amargura de la Gracia
Sin pecado concebida.

Queridos Padres,
Gracias por darme la vida y por comprometerse desde aquel 8 de Septiembre, Festividad del Glorioso nacimiento de María Santísima, a educarme en la religión católica, a la cual pertenezco desde entonces, la que estudie desde pequeño, conocimientos que amplié de mayor, estudiándola en profundidad durante mis años de vida religiosa y estudiante de Grado de Teología, y de la cual me siento orgulloso y sigo practicando, a pesar de aquellos que se empeñan por su santa voluntad en transmitir una separación inexistente de ella.
Pero he de reconocer hoy públicamente, que bendita sea esa persecución si es siempre por tu causa, Señor.
Excmo. Y Rvdmo. Pastor de la Iglesia de Granada, gracias por estar hoy acompañándonos aquí, y espero de todo corazón, pueda perdóname tras mi intervención por mi forma sencilla de entender el mensaje de Nuestro Señor Jesucristo, y entenderlo sin glosa alguna, como lo entendió en su día nuestro Seráfico Padre San Francisco a través de su Santísima Madre la Virgen María y sobre todo muchas gracias por confiar en mi ratificando mi nombramiento para poder estar hoy aquí como pregonero de esta Coronación.
Y por su puesto como hermano reciba mi apoyo incondicional para no bajarse nunca de la Cruz.
Excmo. Sr Alcalde de Granada.
Reverendas Madres Comendadoras de Santiago, custodias perpetuas de Nuestra Madre, María Santísima de la Amargura.
Caballeros de Santiago, Padrinos de la Coronación.
A través de los medios de comunicación, Reverendas Madres Contemplativas de la ciudad de Granada:
Hermanas Clarisas, Capuchinas, Dominicas, Hermanas Carmelitas Calzadas y Descalzas, Esclavas del Santísimo, Hermanas Franciscanas de la Tercera Orden, Hermanas Cistercienses, Hermanas Agustinas Recoletas, Jerónimas y Hermanas Salesas, todas y cada una de ellas madrinas de la Coronación.
Sr. Presidente de la Federación de Cofradías.
Sr. Hermano Mayor y Junta de Gobierno de la Real, Muy Ilustre y Comendadora Hermandad Sacramental de Santa María Madre de Dios, y Cofradía de Penitencia de la Oración de Nuestro Señor en el Huerto de Olivos y María Santísima de la Amargura.
Sr. Comisario de la Coronación, hermano en la Fe y amigo Cecilio Cabello
Hermanos Mayores y Juntas de Gobierno, cofrades todos y por encima de todo y lo más importante hermanos en el amor a Cristo orante y su santísima madre de la Amargura
PAZ y BIEN.

REALEJO
¿Se puede tener más arte?
Señores vengo de un sitio, donde se enseña a los niños a amar las tradiciones de nuestro barrio, a que respiren desde pequeños el olor a incienso, a que toquen el tambor en una caja de cartón, o que incluso se hagan trompetas con el canuto de vacío del papel higiénico. ¿oh no?
¿Se puede tener más arte?
Vengo de un barrio donde los niños desde pequeños ya juegan a procesiones y salen en ellas no solo vestidos de monaguillo, no, ya se visten de costaleros el sábado de pasión para sacar su paso y de ahí claro está a la Hermandad de los Facundillos a hacer su estación de penitencia.
Bueno pues tenía que ser este bendito barrio, el que pariera para la historia de nuestra Semana Santa, a alguien que además de amar esas tradiciones, tuviera una vocación inusual para su edad y quiero hacer referencia a él, porque es un niño que se ha criado junto a la casa de nuestra Madre de Amargura y le vincula una relación directa con ella por mediación de su propia abuela.
Señores el Realejo tiene en su haber al Pregonero más joven de nuestra Historia, con tan solo 9 años Pablo Ramos Muñoz, escribió y pregonó nuestra Semana Santa. Pregón del cual fui testigo y os puedo asegurar que fue sorprendente la capacidad de narración de un niño y la sensibilidad para trasmitir.
Hoy he querido personalmente , que Pablo esté aquí como invitado personal mío, porque es un orgullo que alguien de tan corta edad tenga ya la necesidad de escribir aquello que pasa por el tamiz de su corazón, además de ser un vecino prácticamente de pared con pared, y predilecto por ello, de nuestra madre la Virgen de la Amargura. Ella a buen seguro se siente orgullosa de él, y yo he querido en su nombre reconocérselo hoy públicamente, para animarle a que siga siendo un poeta de la Virgen.
Permitidme también que dedique esta exaltación a todos esos niños cofrades hoy de alguna forma representados en Pablo, pues son la semilla del futuro y por los cuales tenemos que ser mas ejemplo que nunca , como cristianos, como hermanos, como cofrades y sobre todo y lo que casi siempre olvidamos y lo más importante, como personas.

Y es que, queridos amigos,
no puedo evitar decir:
Que el realejo sigue siendo
La tierra donde nacieron
Aquellos que recibieron
La gracia de Dios por bien
Etc. etc. etc. Amen
Y es que es súper importante
Partir de la base que aquellos
Que el que en el Realejo nace,
No hay día que no te sueñe,
Ni noche que no te viva,
Ni luna que no acaricie
Con su blanco tus esquinas
En mi bendito Realejo
La luz tiñe sus mañanas
De niños que van al cole
De madres de carro en mano
de un Barrio que se despierta
De barrio tranquilo, sencillo, llano
Su brisa sabe distinta
Su luz de añeja textura
Nos regala cada día
Un nuevo lienzo teñido
Que con amor nos dibuja.
Sus madrugadas se visten
De interminables secretos,
De tertulias cofradieras
De incansables costaleros
Que acarician ilusiones
En el palo de sus sueños

Sus madrugadas se visten
De palabras escondidas
Y sombras de quinceañero
De esos jóvenes que roban
A su amor el primer beso
Y se llenan de cantares
y de romances y versos
Con sabor a vino amargo
En los labios de flamencos

Realejo, Realejo, Realejo
Que te cante mis sentires
En pregones ancestrales
Mil poemas, mil piropos
Que solo entienden aquellos,
Aquellos que por ti mueren
Orgullosos de vivirte
De pasearte y sentirte
Sin que nadie se lo cuente

Realejo, Realejo, Realejo
Pedacito de esa tierra
Donde el corazón cofrade
No solo crece y palpita
que es pecho donde se mama
Desde pequeño la vida

Ese Realejo bendito
Pedanía de la Gloria
Manantial de Fe infinita,
Nuestro pan de cada día
Nuestra tierra prometida
Es mi barrio del realejo
La tierra donde Dios padre
Quiso viviera su madre
Como muestra a tanto amor

Por eso nos dio la fuerza
De vivir intensamente
La Devoción a María
Amándola con locura
Haciendo de Ella bandera
Como madre en nuestras vidas

Regalándonos los rangos
Que una madre se merece,
Oh que decimos nosotros:
¿Quién es la Reina de mi casa?
¡Mi madre¡
Pues como Reina del cielo
En el Realejo Bendito
Como Rosario de Gloria
Quiso Dios que Ella reinara
Otorgándole Corona
a La reina de los Mares
Capitana y Galeóna
Glorificando después
A la que en la Alhambra vive
Y llora su amarga pena
Mientras en brazos recibe
Al que es sangre de sus venas
Luego fue Misericordia
Quien recibió los honores
De ese amor tallado en oro
En Corona de Favores

Y es ahora Reina mía
Que serás para la historia
Nueva bendición de Dios
Coronando en clausura
A la que es Madre de Dios
Madre nuestra y Amargura
Pero no sería yo
Y perdonen mi descaro
Si no aprovecho el momento
Y el respaldo del teatro
Pa pedirle a D. Javier
Lo que de verdad yo sueño.
Quiero que el Realejo sea
Como el altar de María
Donde se cumpla el mandato
y la voluntad de Dios
como es el Lema escogido
para la Coronación
Donde mi gente en sus calles
De testimonio de fe
De tal forma y tal manera
Que mi Realejo parezca
La Nueva Jerusalén
Quiero que mi barrio tome
Ese testigo en sus manos
Haciendo lo que El nos diga
Como única verdad
Quiero que cada Hermandad
Lo predique cada día:
Que la que es Madre de Dios
Es la madre del realejo
Y da igual la advocación
Pero para eso Padre
Quiero que también mi gente
Tenga el mismo privilegio
De coronar a su Madre
Como Reina del Realejo
Y si el Realejo proviene
Del título de Real
Que mejor para este altar,
Que otorgarle pues corona
También a mi Soledad,
Esa soledad que busca
La tarde del viernes Santo
Le devuelvan a su Hijo
Que a las Tres muere en el Campo.
Al igual que también pido
Pa quien pario cuerpo y sangre
Instituyendo en la cena
La sagrada eucaristía
Corona para más Gloria
A la Novia del Realejo
Que es virgen y que es Victoria
Pero sobre todo Padre
Le pido que me perdone
Porque el corazón lo tengo
Tan cortao en pedacitos
Que quizás ya pida mucho
Sin pensar ni en lo que digo
Pero por Dios D. Javier
ante Granada le pido
Me conceda la alegría
de que el Realejo reciba
otra Flor para María
Que después de mi Amargura
No se dilate en el tiempo
Y de la Virgen sea el barrio
y que el dos mil diecinueve
sea de nuevo escenario
Para coronar de reina
A mi Virgen del Rosario.

MIS COMIENZOS

Así fueron mis comienzos en la vida, entre el amor incondicional e intenso a la Virgen María
Quien me iba a decir a mí, que aquel diminuto niño, flacucho y con cara de yo no he sido, que portó por entonces un farolito en esta bendita Hermandad, estaría hoy aquí anunciando la Coronación de su Madre.
Que curiosos son sus caminos y a la vez que grande la mano de Dios, cuando entendemos que como dijera nuestro Padre San Francisco, somos meros instrumentos de Dios en sus manos.
Y es que los que tenemos la suerte de vivir en la Fe, tenemos también la suerte, de entender el mensaje de Dios a través de sus señales, a través del tiempo.
Porque claro está, nuestros tiempos no son los tiempos de Dios. Nuestro tiempo es egoísta e impaciente, el tiempo de Dios no.
Os puedo asegurar que el tiempo de Dios está hecho a nuestra medida, Él nos crea y nos va concediendo en el tiempo y a su tiempo.
Para quien no me conozca mucho, os contare qué relación tiene el pregonero con María Santísima de la Amargura.
En primer lugar nací el 8 de Septiembre, por lo cual mi vínculo con la virgen es total. Pues es el ocho de Septiembre es la fecha escogida por la Iglesia para celebrar la Natividad de María Santísima
Por entonces con el tan solo hecho de haber nacido ya me estaba vinculando como muchos otros niños a la Amargura.
Amargura de un niño cuya debilidad al igual que otros niños, era su madre, pues para mí, mi Madre ha sido siempre el espejo donde mirarme, esta mujer que hoy se peina de plata, y camina cansada por los años, ha sido siempre el baluarte, la fuerza, la abnegación, y por eso también de alguna manera hoy quisiera ser un poco la voz de ella, de la cual llevo mamado el amor a la Virgen, y que se ha acercado tantas veces a su Amargura, a buscar su consuelo.
Aquel niño fue creciendo y teniendo aparentemente una infancia normal, pero no por eso exenta de amargura, pues un niño no tiene edad ni se merece que le vistan de ignominia, por el tan solo hecho de haber nacido.
Así fue creciendo aquel niño en silencio, continuas interrogaciones, incomprensiones. Hasta que uno sin darse cuenta llega a la edad de su primera comunión y en esa catequesis descubre que hay alguien como él, que sufre como él, sin haber hecho absolutamente nada malo, solamente nacer, como él.
Es entonces en ese momento donde comienza el amor a Jesús y a su santísima Madre
No recuerdo exactamente la edad que tendría, pero no debía ser mucha, porque aún recuerdo que llevar el farolito de la época tenía su aquel. Y habíamos vivido previamente la maravillosa experiencia de sentirnos mayores y útiles ayudando a cambiar la pila de petaca o la bombilla en su defecto, siguiendo las instrucciones del artífice de nuestro amor y primer contacto con las Hermandades D. FRANCISCO LOPEZ MARTOS.
Al año siguiente conseguí mi siguiente meta y pude llevar un banderín, bueno, bueno aquello ya era lo más, yo llevando un banderín de la sección de la Virgen de la Amargura.
Hasta que al año siguiente tuve la suerte de cumplir mi sueño, con más miedo que vergüenza pero mi sueño al fin y al cabo. Desde pequeño me había perdido mirando a los saeteros que le decían a la virgen aquellas cosas cantando desde los balcones.
Como Pablito quiere ser Pregonero, yo quería ser Saetero, bueno la verdad yo quería vestir a la virgen, había oído que existían hombres que lo hacían de hecho por aquel tiempo a la Amargura la vestía uno, pero bueno, ya sabemos lo que pasaba por aquel entonces era carne de escarnio aquel que con trapos y alfileres estaba.
Ya bastante tenía yo con lo mío.
Así que directamente al balcón, para que dar tanto de comer, a quien no lo hace por hambre sino por gula.
Fue entonces ahí donde pude ver por mi primera vez con tan solo trece años los ojos de Cristo y donde él me transmitió la fuerza para seguir adelante, y ser este que les habla.
Yo sabía que iba a cantarle al Señor y a la Virgen. Así que imaginarse los nervios que podía tener, la foto como ya conté en cierta ocasión era digna de ver, un niño con una pierna enredada en la baranda del balcón, para mitigar los nervios, pues recuerdo que la sensación es que me iba a caer abajo. Y sujeto por detrás por la mano siempre incondicional y maternal, de la que ha sido y es como mi segunda madre.
Yo esperándole (muy profesional jeje y muy mayor) en el balcón frente por frente a la Farmacia de la calle molinos y cuanto más cerca escuchaba la música, mas nervios tenia. Hasta que vi aparecer su paso, dejando ver el Ángel primero su dedo, luego el brazo, y ya en la esquina de Jarrería, como si quisiera decirle a Jesús ahí le tienes, en el balcón está.
Yo sabía que iba a cantar al Señor, pero por edad y falta de atención al verlo siempre anteriormente desde el suelo, no esperaba que cuando comenzara el paso su variación, ya en la calle molinos, lo que en el argot seria, izquierda “alante” derecha atrás. El Señor me mirara de aquella manera.

Me buscaba con los ojos
mirando serenamente
regalándome su luz
yo mirándole de hinojos
allí sereno y valiente
al hijo de Dios, Jesús
y yo tan solo era un niño
y no lograba entender,
el porqué sudaba sangre
¿porque tanto padecer?
yo quería que mi saeta
aliviara su dolor
y era Él quien me aliviaba
con su mirada de amor

Bendita aquella saeta
a Jesús en su Oración,
y bendita su mirada
y bendito aquel balcón
pues allí no tuve miedo,
que allí, Jesús me busco
y me lleno de su gracia
y me dio su comprensión,
y para aceptarme, fuerza,
y como bálsamo amor
a través de la Amargura
que es el regalo de Dios.
Se fue alejando su paso
se fue alejando el Señor,
el siempre mirando al cielo
el siempre hablándole a Dios,
dejándome con su madre
en los hierros del balcón.

Y allí llego la Amargura
llego la Madre de Dios
mi cuerpo temblaba entero
no me salía la voz
Bendita seas Amargura
Bendita Madre Amor
y Benditas las entrañas
que parieron al Señor.
Quise decirlo y no pude
yo hubiera querido hacerlo
pero me falto el valor,
de gritar que te quería
cantando desde un balcón.
Porque Amargura, era un niño
y hacerlo me dio pavor.
que madre con mas grandeza
que treinta años después
me regala la riqueza
de que aquí lo pueda hacer

Es por eso que has querido
que hoy lo grite al mundo entero
a través de este Pregón
que te quiero con locura
y hoy ya me sobra el valor
para gritarlo Amargura.
Te quiero por mil razones,
porque fuiste el primer rezo,
la primera devoción
y mi primera saeta,
cantada desde un balcón.
Y musa de otros poetas
y fuente de inspiración
pa quien compuso la letras
de esa primera canción
aquella canción tan bella
que una sevillana fue
y escribió Mario Benício
con su amor desde Jerez
“que mira si tu eres guapa
ay Virgen de la Amargura,
y mira si tienes arte
que el Ángel que va en el Huerto
se ha vuelto para mirarte”.

Que si te quiero Amargura
pero hoy no soy yo solo
yo solo pongo la voz
de todo aquel que te quiere
y te regala su amor
voz de quien no puede verte
voz del que nunca te habló,
voz del enfermo que ruega
voz del que alma entregó,
por eso pongo en mis labios
de todos su confesión.

Y te amamos Amargura
te queremos con pasión
desde el que va en cruz de guía
hasta el último tambor.
Desde el que te ve en la calle
hasta el que está en el balcón,
y nos sobran las razones
para sentir este amor

Que te amamos Amargura
vayas con corona o no.
porque pobre nuestra fe
si de eso dependiera
pues sería lisonjera
nuestra forma de querer.

Te amamos de todas formas
nuestro amor no tiene fin
ni es cosa de vestidores,
ni hay vara para medir
Amargura los amores
de tus hijos para Ti.
Nos da igual si vas de reina
de difuntos o de hebrea
qué más da si la presea,
es de oro o es de flores
que valen más los amores
esos que nunca se ven
al amor que por ti sienten
los que callados te viven
y es envidiable su fe.

Oraciones de tornillos,
de afloja o aprieta bien,
padre nuestros de bayeta
por la cera en su va y ven.
Ellos son de la Amargura
incansables centinelas,
acólitos permanentes
en continuo duerme vela,
y hacedores del jardín
que florece en primavera.
Que te amamos Amargura
cada uno a nuestra forma,
pero hoy quiero exaltar
y aquí así reconocer
tantos años de lealtad
abnegada hacia María
a quien sabe defender
Amargura tu querer
con su amor en Priostía.

Y el amor también silente
siempre fiel en sus maneras
en el pasado y presente
la labor de camareras
Y así podría pasar
media vida pronunciado
la gente que a ti te ama
y en el pregón recordarlo
pero,
por ello pido perdón
pues no quisiera que nadie
quedara fuera en la lista.

Amargura te queremos
y en esta mención yo meto
a todo aquel que te sienta,
a todo aquel que te sueñe,
y a todo aquel no mienta
cuando dice que te quiere.
En esta mención yo quisiera
recordarte a cada hermano,
porque su amor está ahí,
aunque alguno este alejado
porque esta vida es así,
acércalos TU Amargura
que se olviden del yo fui
y que ese treinta de mayo
en comunión como hermanos
caminemos junto a ti.
Que te amamos Amargura
que no hace falta aclarar
que esto es “pa” mi pregonar,
que yo le ponga la voz
al sentir de una Hermandad
anunciando en primavera
que tras cuatro años ya
se ha terminado la espera

Que llega el treinta de Mayo
y han de cantar las campanas
de las torres de Granada,
que del claustro de Santiago
la Comendadora Amada
dejara la clausura
“pa” pasear Amargura
como Reina Coronada.

La Calle de Mi Amargura

Cuantas veces camine
Por la puerta de tu casa,
Cuantas veces no miré
A sabiendas que allí estabas.
Y cuantas otras te pensé,
que aun sabiendo que llorabas
Yo nada podía hacer
Para secarte la cara.
Que para secar tú llanto
No es necesario tocarte
Ni darse golpes de pecho
Ni casi, casi rezarte
Que tú llanto, yo aprendí
Que mi madre me lo dijo
Se alivia con buenos gestos
Siendo bueno con el mundo
Demostrando ser buen hijo
Y sin embargo mi amor
cuantas veces quise ser
Sobre todo de pequeño
El pañuelo de tu mano
Que al rozarse con tu tez
Te enjuga y te cambia el ceño
Ese pañuelo de seda
Que no hicieron los humanos
Y que se hizo saeta
Siendo un niño de mis labios

Quien pudiera ser mi Reina
Ese pañuelo en tu mano
Para acariciar tu rostro
Y empaparme de tu llanto
Y ser hilo de tu encaje
O blonda de tu rostrillo
Para ir besando tu cara
Como a su madre un chiquillo
Quien pudiera ser mi Reina
Pollero para tu manto
Y así poder envolverte
Como el dulce de un abrazo
Bordado con obras buenas
Como si fuera yo un manto

Quien pudiera ser mi Reina
El anillo de tu mano
Para acariciar tus dedos
con mi oropel refinado
Mientras el rosario mece
Sus salves y padre nuestros
Quien pudiera ser mi Reina
¿quién?
La lagrima que recorre
Suavemente tu mejillas
Y en mi deslizar dejarte
Como dibujo celeste
El brillo de mis caricias
¡Ay ¡quien pudiera Amargura
Ser, encaje de tu pecho
Para luchar con mis hilos
Y deshacer ese acero
que a tu corazón deshecho
lo atraviesa Duro y fiero

O quien pudiera Amargura
Ser el peine que te peina
O el peinecillo que adorna
O hasta una horquilla pequeña
De las que puso Gustavo
Sobre tu pelo mi Reina
Quien pudiera ser la luz
Que en tu cara se refleja
Cuando estás en la capilla
Tan solita y tan serena
O ser la flor de tu altar
que perfuma tu presencia
O la lagrima de cera
Que llora por tu amargura
Mientras recorre su vela

¡Ay! Quien pudiera Amargura
Quien pudiera ser la reja
Que se impregna de oraciones
De las madres cuando rezan
Pidiéndote por un mundo
Que sufre, llora y se queja

Quien pudiera ser mi Reina
La fe que tiene una madre
Que quiere como Tú a ciegas
y acepta lo que Dios mande

Quien pudiera ser mi Reina
Esa oración de campanas
Que congrega a tu presencia
El domingo en la mañana
A las que nadie conoce
A las que silencio guardan
Porque son hijas de Dios
Porque son madres que aman
Porque fueron elegidas
Comendadoras del alma

No visten hábito negro
Ni velo ni toca blanca
Ni llevan capa de coro
Tan solo llevan su alma
Alma de madres calladas
Almas de triste mirada
Y que al mirarte a los ojos
No precisan decir nada

Pues tu sabes lo que buscan
Y ellas nunca buscan nada
Solo el amor compasivo
Que brota de tu mirada
De esa mirada que cambia
Aunque algunos no lo crean
Y que es triste si están tristes
O alegre si están calmadas
Porque tu cara si cambia
Pero solo pueden verla
Aquellos que a ti te miran
Con los ojitos del alma

Ellas buscan en tus ojos
La paz que solas no alcanzan
Porque tú eres su bastón
Remanso donde descansan
La fuente donde refrescan
Sus labios de sal amarga.

Eres tú para esas madres
La amiga que nunca falla
La madre que ya no tienen
Con la que todo lo hablan

Y eres tú para mi madre
La continúa centinela
La que en brazos la sostiene
Cuando ya no tiene fuerzas
La que aunque no vaya a verte
Desde su casa te reza
Porque eres Tú de mi madre
Camino y verdad certera
Su madre, hermana, amiga
Su auténtica compañera

Y ella no entiende él porque
Hoy te ponen o te quitan
Si con corona o diadema
Ella solo sabe amarte
Como a una madre se quiere
Que pa una madre no hay pega

Sigue cuidándola así
Que no le fallen las fuerzas
Te lo suplico Amargura
Que el cansancio no le venza
Que me dure muchos años
Porque anciana quiero verla
Como le cuenta mi hijo
de Tu amor y tu belleza
Cuida a mi madre Amargura
y cuida de todas ellas,
de esas benditas mujeres
que los Domingos te rezan,
y que comparten contigo
sus alegrías y penas.

Hoy quise hablar en su nombre
porque sé que estas con ellas,
y porque sé que ellas te aman
porque sé que a Dios se entregan
y son más de su Amargura,
que la puerta de la Iglesia.

Ellas por ti como hijas
tu como Madre con ellas
ellas nos ponen quitan
ni presumen de sus gestas,
ellas son igual que Tu
solo madres, madres buenas
y si esto no es quererte,
que venga Dios y lo Vea.
Por eso mi niña hoy
como hijo igual que ellas
haría miles de cosas
para que tu no sufrieras.
Porque me partes el alma
cuando te veo tan serena
sintiendo tanta Amargura
por la Sangre de tus venas.
Que si pudiera seria
hasta una rama de olivo
Por advertir la presencia
De que un judas traicionero
Viene a entregar tu Hijo

Hoy te traigo mi Amargura
las palabras de una madre
de esas que tu tanto amas.
y que ha sido como madre
para este que hoy os habla .

Siempre te escribió poemas
y desde chico me hablaba
de tu amor y tu grandeza
y para hoy le pedí
¿porque no me escribes Mary
en nombre de “to” las madres
unos versos de los tuyos
como muestra de tu amor ?
Como madre siempre atenta
atendió mi petición
y aquí os dejo sus palabras
fruto de ese noble amor.
Dice así:
Llegué a tu casa un día
no recuerdo como fue
pero al mirar tu carita
enamorada quedé.

Durante 40 años
ante tu Altar te recé
y si ahora no lo hago
Tú bien sabes el porqué.
Hoy para este Pregón yo no he querido faltar.
aunque sentada no esté.
Bendícenos, Madre Mía, a los que estamos aquí
y a aquellos que ya se fueron:
Ana María
Mari Fernández
Merceditas
Antoñita
Mercedes
Virginia
Norberto
y Dª María…
¿Te acuerdas de esa señora pequeñita y enlutada, cariñosa y educada, la madre de un sacerdote?
Todos ellos ya se fueron
pero Tú sabes muy bien
que de verdad te quisieron
Recuerdo cuando llegaba
la Semana de Pasión
cómo cambia tu carita,
cómo te sube el color
y yo al mirarte pensaba
que ya estabas recordando
lo que tu hijo sufrió
verse tan envilecido,
escupido, despreciado
y al final te lo entregaban
en un madero clavado.
Con qué carita lo miras
con qué pena lo llorabas
y puesta al pie de esa Cruz
Tú sola lo consolabas.

Pues mira, hablando de ello
un pequeño secretillo
te tengo que confesar,
aunque Tú lo sabes ya
más ahora que estamos solas
te lo voy a recordar
Y es que cuando yo te rezo,
cuando te evoco o te imploro
o cuando te mando un beso
yo no te llamo Amargura
yo a ti te llamo Consuelo
porque Tu eres la que escuchas
mis plegarias, desde el Cielo!.

¿El Porqué de tu Corona?

Me pregunto aun si somos realmente conscientes de lo que implica coronar a la Virgen.
Si somos conscientes que la coronación no es solo el cumplir unos requisitos protocolarios que se nos exigen para conseguirla.
En los tiempos que corren queridos hermanos, la Coronación canónica si bien no es el premio a una meta, es el comienzo indiscutible de un compromiso a caminar firme y recto en lo que a la fe y a nuestra vida como cristianos se refiere.
Cuando hablamos de coronación, y creo que a estas alturas todos sabemos de lo que estoy hablando, en lo primero que pensamos, es ¿cómo vamos a salir a la calle?,¿ que saya vamos a estrenar?, ¿que corona y quien no las va a hacer?, ¿qué flor ? que si yo busco que si tu pones y todo ese merequetengue, que surge en derredor del anuncio de la coronación.
Y yo no digo que no. Que sí. Que todo eso está muy bien, pero que no es solo eso, es más, eso es lo menos importante.
Pero a las prueba nos remitimos. Las Hermandades convocan ciclos formativos, bien sea en épocas de cuaresma, o en otros tiempos litúrgicos y concretamente en el caso que nos ocupa que es de la preparación para la coronación, ciclos a los cuales suele acudir muy poca gente , mejor que ni mencionemos las cantidades, y hablo de las hermandades en general, y ¿sabéis porque?
Muy fácil, pues porque en el fondo no nos interesa para nada, o por lo menos, esa es la impresión que se da. Podría ser también perfectamente , miedo. Miedo a conocer la verdad, los hombre exigimos muchas veces la verdad, la mayor parte de nuestra vida pedimos se nos digo la verdad ¿ Pero qué verdad?, a quien de aquí no le han dicho alguna que otra verdad, y no la ha querido escuchar, o mejor no le ha interesado saberla.
Pues aquí tenemos el ejemplo, trasladado al compromiso de la Coronación.
No nos interesa saber la profundidad de La Coronación, nos quedamos como en todas las cosas importantes de la vida, en lo superficial. En lo que se ve. En la parte material, en la estética. Si, si, no penséis que es una locura. Este no compromiso y falta de interés lo podríamos llevar de la misma manera a las cosas más cotidianas.
Como ejemplo os podría decir, nos compramos una casa, alguien levantaría la mano aquí ahora mismo, para decir que paró al notario en varias ocasiones, o ni siquiera en una porque había uno de los apartados que lee a velocidad de vértigo que no estaba de acuerdo con él. No.
En ese momento no estamos escuchando nada, es mas creo que no nos interesa para nada lo que está diciendo, estamos mirando fijamente las llaves que están encima de la mesa y deseando que termine para que nos las entregue y vayamos corriendo a celebrar y a presumir que tenemos casa, aunque hayamos firmado la peor hipoteca del mundo, como es la mayoría de los casos.
Como eso es todo en la vida.
Pues imaginarse el compromiso que adquirimos con la Coronación y no tenemos ni la más remota idea.
Nos pasamos la vida protestando que si la iglesia exige mucho para nuestros tiempos etc. , etc. Y resulta que nosotros motu propio solicitamos a esa Iglesia que nos exige un acercamiento por el cual pataleamos, una Coronación Canoníca, sin saber que eso es un escaloncito mas , de compromiso con la iglesia y por supuesto y lo más importante con la humanidad.
Y cuando hablo de humanidad parece que estoy hablando del tercer mundo solamente, no, estoy hablando de la gente que tenemos más cerca, y que sabemos a ciencia cierta que con solo a lo mejor escucharle, estábamos subiendo poco a poco ese escalón.
Dicho esto
Mis queridos hermanos el pregonero está aquí para anunciar la efemérides de la Coronación Canónica de María Santísima de la Amargura, sin lugar a duda, pero el pregonero también tiene la obligación , como Cristiano de recordar a donde nos conduce esa coronación . Porque esa corona no debe estar hecha solamente con las manos del orfebre y de un material noble. Hay una parte de esa corona que tenemos hacerla nosotros . Y esa parte precisamente es la que menos brillo tiene, aparentemente claro, pero a los ojos de Dios y por supuesto a los ojos de su santísima madre es la que realmente vale, la otra queda en algo simbólico. Y aue es necesaria también, pero para que nos sirva como recordatorio del compromiso adquirido. Es como el la frase: ” el habito no hace al fraile, pero le ayuda “. Pues igual le ayuda a recordarle quien es.
Esa es en verdad la Coronación Canoníca.
Se nos concede la Coronación, porque se entiende de antemano que nos vamos a comprometer. Y esa es la corona que realmente yo quiero y vengo a anunciar.
La Coronación de Amor del Pueblo de Granada a María Santísima de la Amargura. O mejor dicho seria el compromiso de amor hacia María Santísima e la Amargura.
Esta corona que yo propongo y que quiero anunciar hoy, consta de tres materiales muy pero que muy nobles y que sumados al oro del orfebre, dará como resultado la corona más hermosa que podría coronar nunca, a la Virgen de la Amargura.
El primero la FE,
Pero la Fe como María la vivió. Que mejor ejemplo a seguir. Y no hagamos interpretaciones, que nos encanta a los cristianos, esa comodidad de glosar a nuestro antojo lo que es sencillo, María era solamente una joven judía, que esperaba de corazón la redención de su pueblo ,pero de su corazón había un secreto que ni ella misma conocía, pues en los planes de Dios estaba destinada a convertirse en la Madre del Redentor.
Cuando llega el momento de la Anunciación, la llama “llena de gracia” y le revela los planes de Dios para con Ella, María responde “sí” y desde este momento la fe de María recibe una luz nueva, una luz que se concentra en el Hijo de Dios y que de ella ha tomado la carne y en la que se cumplen las promesas de toda la historia de la salvación.
La fe de María es el cumplimiento de la fe de Israel y, en este sentido, es el modelo de la fe de la Iglesia, que tiene como único centro a Cristo.
Encarnación del amor infinito de Dios.

¿Cómo vivió María esta fe? pues ni más ni menos que de la misma manera que se nos invita a vivirla nosotros :
Con sencillez, ella con la de cualquier mujer, luchando cada día en las tareas domésticas, bregando como cualquiera con su hijo, compartiendo con su esposo supongo que normalmente y discutiendo con el también como una persona normal. Sobre todo y seguro que como todos los matrimonios, a consecuencia del Hijo, en fin algo de lo más normal.
Los cristianos comprometidos debemos tener una vida normal, como hace poco pedía el Papa Francisco, quiere cristianos normales, pero no solo hablaba de los cristianos de a pie, hablaba de que quería sacerdotes normales, que salieran a bailar normalmente o tomarse una cañas como cualquier criatura, y de la misma forma que los cristianos habláramos de Dios con normalidad y naturalidad. Así me imagino yo que era María.
Que no me imagino yo a la Virgen, ya me quito un manto ya me pongo otro, o este velo de raso o este de tisú, etc.
¿Cómo se traduce esa fe en estos tiempos?
En que la madre de Amargura está más presente que nunca en nuestras vidas, y al igual Ella sufrió por su hijo, sigue sufriendo por nosotros, porque ella es la herencia que nos deja Jesús.
Es allí, en la cruz donde su maternidad se amplia y nos abraza a cada uno de nosotros , en ese momento de amor inconmensurable, que nos cuenta el evangelio de Juan, en el que Jesús viendo a su madre y junto a ella al discípulo amado, dice: “.. mujer he ahí a tu hijo..” y a él “..he ahí a tu Madre”.
Desde ese instante es Ella, la mediadora que nos guía hacia su Hijo. María vivió siempre inmersa en el misterio de Dios hecho hombre, como su primera y perfecta discípula, meditando todas las cosas en su corazón a la luz del Espíritu Santo, para comprender y poner en práctica toda la voluntad de Dios.
Por eso la madre de Amargura este más presente que nunca en nuestras vidas.
Sufriendo la Amargura de los necesitados, Amargura de los que no tienen nada que llevarse a la boca, Amargura de los desahuciados que no tiene techo donde cobijarse, Amargura de los que sufren por el rechazo social, por razones de raza, Amargura de los que sufren por su condición sexual hasta llegar a la muerte, Amargura de los que sufren el maltrato en sus casa, en sus trabajos en las calles , Amargura de los que sufren hasta el lecho de muerte por las religiones, Amargura de los indefensos niños que sufren en la séptima planta del Materno Infantil y que luchan desde pequeños contra el peor de nuestros enemigos, el cáncer , con la única esperanza de que Sonriendo se puede Ganar, así podríamos estar todo el día, pero la Fe es la que nos da la fuerza para seguir .

Tendríamos que preguntarnos , ¿Tenemos este material para nuestra corona? ¿seriamos capaces de imitar la fe de María nuestra Madre? O bien ¿consideramos que es una cosa lejana, muy distinta de nosotros? En los momentos de dificultad, de prueba, de oscuridad, ¿la consideramos como modelo de confianza en Dios, que quiere nuestro bien?

El Segundo de CARIDAD
¿Tenemos claro que es la Caridad?
La caridad no es solo dar una limosna, sacando del bolsillo aquello que me sobra. La caridad es la mayor prueba de amor que podemos hacer. ¿Dónde podemos encontrar un ejemplo de Amor para que nos ayude a imitarlo?
En María, porque Ella es modelo de caridad , María es para la Iglesia el ejemplo viviente de amor. Recodemos como se pone a disposición de prima Isabel. Cuando va a visitarla, la Virgen María no le llevó ninguna ayuda material, pero le ha llevado a Jesús, que ya vivía en su seno. Llevar a Jesús a esa casa quería decir llevar la alegría, llevar la felicidad plena.
La Virgen quiere traernos a nosotros, a todos, el gran regalo que es Jesús: y con Él nos trae su amor, la paz, y la alegría, del mismo modo la Iglesia cumple el mismo papel que María que es enviada a llevar a Cristo y su Evangelio a todos.
Llevar la caridad de Cristo, el amor de Cristo que es el que realmente transforma a los hombres y las mujeres y renueva el mundo.
¿Y nosotros?¿Cuál es el amor que llevamos a los demás
amor que sigue las simpatías y busca el intercambio? ¿Cómo son las relaciones en nuestras parroquias, en nuestros grupos? ¿nos tratamos como hermanos y hermanas? ¿O juzgamos, hablamos mal unos de otros, nos encargamos solo de nuestra “parcela”?
¿Tenemos ese material también para nuestra Corona?

El tercero FRATERNIDAD:
María, modelo de unión con Cristo. Nos muestra también otra la parte ejemplar y la más hermosa la de la convivencia, la de vida de hermandad con los discípulos de Jesús. Cristo el nexo de unión y es el mismo nexo que debe servirnos a nosotros, Saber ser hermanos, es cierto que es difícil y es un ejercicio complicado, pero debemos de anteponer a Dios antes de que nuestra voluntad y orgullo prevalezca.
Pues teniendo esos tres materiales la Corona de la Vigen seria maravillosa.

Tú Primero y yo Después
Pero antes de hacer esta corona, tendríamos que prepáranos para ser unos buenos orfebres, ya que para trabajar estos tres materiales nuestras manos deben estar limpias, y cuando me refiero a limpias no lo estoy haciendo a higiénicamente, limpias de todo egoísmo, desprovistas de todo aquello que nos hagas estar ensimismados en nosotros mismos y muy bien hidratadas con el bálsamo de la gratuidad.

Qué pena me da Amargura
Cuando nos ciega el yo soy,
no disfrutando del gozo
de la gratuidad del doy.
Que lo que una mano hiciera
no se enterara la otra,
decía Mateo seis tres
Y qué pena da Amargura
que en la vida a estas alturas
No sepamos entender
Que en la vida del cristiano
Dios primero y yo después

Y si hemos perdido el norte
y nuestro yo esta primero,
¿porque no lo hacemos bien?
y cargamos su madero
y por los demás morimos
como ya lo hiciera El

Si en la vida de un cofrade
la vida de Dios no cabe,
Dime tu de que nos vale
Tanto amor y tanta Fe

Que pedimos su corona
Por ser la Madre de Dios
No para exaltar mi yo
Egoísta y caprichoso
Que se da de generoso
Porque al fin lo consiguió
Que no entendemos aun
Que no conseguimos nada
Si no es voluntad de Dios
Porque de Él me viene dada
Toda gracia y todo don
Por eso El será el primero
Y por eso después yo

Y cuando el treinta de Mayo
Dios nos regale la gracia
De esta Su Coronación,
Más claro debe quedarse,
que nadie nos obligó
Que delante Dios primero
Y siempre detrás mi yo

Porque antes debe ir
Todo lo que sea de El
Y ahí entran mis hermanos
Y al que nunca conocí
y mi peor enemigo
Como aprendimos de Ti
Y dejarnos de promesas
De esas que “to” el mundo ve
Que aquí lo primero eres Tú
Y mi pobre yo después

y dejar ya de una vez
el querer ser importante
poniéndome por delante
porque aquí es donde me ven
Y abandonar el yo he sido
El yo he hecho , yo he traído
El yo compro , yo he pedido
el por mi se ha conseguido.
Que lo único que hacemos
es perdernos la experiencia
que regala la inocencia
de aquel que vive en la fe
¿ Y sabes bien que es la Fe?
La Fe que es Dios sea el primero
y mi egoísmo después.
No olvidemos el mensaje
que su Madre es nuestra Madre
porque así lo quiso El
y no tendría sentido
hablar de Coronación
si apartamos al olvido
el mensaje del Señor
Por eso al rezarle hoy
como El nos enseño
me nace así el Padre Nuestro
para abandonar mi yo

Padre Nuestro de mi Vida
tu lo primero has de ser
que hasta la tierra bajaste
para hacernos comprender
que en la vida tu primero
y mi Yo siempre después.
Al santificar Tu nombre
aceptamos comprender
el porqué Tu eres primero
y el porqué mi Yo después.
Mas cuando tu reino venga
porque espero y creo El
tu voluntad será antes
y mi yo será después.
Y el pan que te pido hoy
para mí no me lo des
que sea para mi hermano
porque a Ti, te veo en El,
y así tu estarás Tu primero
y mi yo estará después.

Perdona Señor mis faltas
y las que no perdoné
y no me dejes que caiga
otra vez al no entender
que mi vida de cristiano
no tiene razón de ser
si mi Dios no es lo primero
y mi Yo siempre después.

El Palio

La Virgen quiso tener
Un Palio color de cielo,
Nadie soñó con su forma
Ni nadie copió el modelo
ni el aire “juamanuelino”
ni el azul del terciopelo
La virgen quiso tener
Un palio color de cielo

Las manos que lo bordaran
Unas manos santas fueron
Comendadoras puntadas
De hilos que se tejieron
Entre oraciones y salves
Rosarios y padrenuestros
La Virgen quiso tener
Su palio color de cielo

La virgen para su palio
No permitió otro diseño,
El de su pintor amado
Al cuida con desvelo
A quien concedió la gracia
De pintar desde pequeño
Que las manos de Juan Díaz
En un éxtasis de sueño
Diseñaran pa su Virgen
Su palio color de cielo

La Virgen quiso tener
un Palio color de Cielo
Para la Gloria del palio
el pintor no dudaría
que en plata la Pura y Limpia
María Madre Dios
en el centro quedaría
!María Madre de dios!
rodeá de doce estrellas
con media luna a sus pies.
Y una venera también
haciendo del santo halago
en un estrellado vergel
que nos recuerda también
a la tumba de Santiago

La virgen quiso tener
su palio color de cielo
y en ese cielo estrellado
y bordado en terciopelo
planto el artista un jardín
con flores del monasterio.
Porque así lo pidió Ella
plantó rosas y azucenas
tulipanes, margaritas
y unos lirios de Judea
que con claveles de España
estuvieran cerca de Ella
recordándole a Morénte
en su cante por saetas
todas regalándonos
su perfume y su fragancia
como el regalo de Dios
en los cuernos de abundancia.

La virgen quiso tener
su palio color de cielo
y en el palio su jardín
y en su jardín el gracejo
de cincuentas rosas de oro
que recuerdan que el Rosario
es devoción del Realejo

Y en ese jardín de ensueño
no falten cardos y olivo
que recuerden el momento
en el que el Hijo del Hombre
por un beso fue cautivo.

La Virgen quiso que el palio
fuera del color del cielo
y que en sedas se bordaran
lazos de celeste azul
en honor al monasterio,
y a las manos que bordaran
el cielo azul de la Virgen
que Ella tanto había soñado.

La virgen casi tenia
su palio color de cielo
a falta de cuatro escoltas
que lo guardaran con celo
allí quedaron entonces
bordados para el recuerdo
aquellos que el cristianismo
en la historia defendieron
La Orden de Calatrava,
de Alcántara y de Montesa,
y la que el germen sembrara
sirviendo a Dios como pago
en Madres Comendadoras
de la Orden de Santiago.

La virgen quiso tener
su palio color de cielo,
sacramental bambalina
con uvas, espiga y trigo
del hombre trabajo y celo
con la fuerza del Laurel
y la Paz que trae el Olivo
Una Iglesia universal
que representa una Nave
y la iglesia de Granada
que de tanto amor no cabe
en un corazón de Angustias
roto por siete puñales

la Virgen quiso que fuera
asi su palio de cielo
con Palmeras de Victoria
y Hiedras de vida eterna
que nos invita a una gloria
que es de vida sempiterna.
qué suerte tuvo la Virgen
con su palio Azul de cielo
pues van meciendo un rosario
de eucarísticos misterios
y a Granada perfumando
con aromas de Realejo.

Ramilletes de oraciones
bordadas en seda y oro
en guirnaldas de virtudes
como máximos tesoros.
Pasionarias del Dolor,
la gratitud en el jazmín
Lirios del Amor a Dios,
y Azahar del convivir.
Violetas y Margaritas
en caridad y sencillez,
la belleza de las Rosas
y la entrega del Clavel.

La Azucena siempre virgen
testimonio de la Fe
Y el tulipán vida santa
y la Nobleza del ser
y no podia faltar
bordado en el techo azul
el recuerdo de un cantar
Qué suerte tiene la Virgen
con su palio azul de cielo
ahora se hace mas verdad
lo que dijo Padre Hiniesta
con todo lujo y detalle,
que una paso de Palio era
un jardín en primavera
ardiendo por nuestra calles.
Pero hoy yo digo mas
que el jardín de mi Amargura
es un jardín especial,
pues en el hay una flor
que nadie podrá igualar.

La flor más hermosa y bella,
la que nunca se marchita
porque no hay flor más bonita
delicada como Ella.
La flor mejor perfumada
pues se perfuma en su ambiente
cuando la aclama la gente
por las calles de Granada
Y por ser mas flor, la Flor
cuando su palio pasea
no le hace falta presea
para seguir dando amor.

Por eso lo grito hoy
y bien repleto de orgullo
que no hay palio como el Tuyo
ni jardín que se le iguale.
Que cuando el treinta de mayo
Mi reina salga a la calle
habrá un antes y un después
de aquello de un palio es.

Y con todos mis respetos
perdóneme D. Enrique
que un paso de palio es
mi reina bajo el azul
del Realejo el Lunes Santo
revestida de hermosura
cubriéndonos con su manto
la VIRGEN DE LA AMARGURA
Mi Sueño
A la puerta de Santa Ana
me acerque para escribir,
por ver si aquella mañana
al ser hora más temprana
alguien me hablaba de ti.
Plaza Nueva no me hablaba
ni de la audiencia el Reloj
que anciano solo marcaba
la libertad que quedaba
a un reo con su dolor.
Ante su frio silencio
al Darro le pregunte,
qué, que podría decirte
para poderte loar
y él me trasmitió un cantar
que es el que vengo a decirte:

Dile que de sobra sé
el amor que le profesa
el albaicín cuando reza
a la que es madre de amor.
Y que en su ardiente clamor
cada flor es un poema
que le aliviara la pena
que le rompe el corazón
Dile pues que este contenta
Dile que no estará sola
que cuando cruce la Puerta,
con su Presea de Oro,
Su Amargura Coronada
será la Madre de todos
y la Reina de Granada
siendo para nuestro albaicín
la más hermosa Señora
que revestida de Aurora
en Mayo se Acerque a ti
Trayéndote entre sus manos
los versos que su hermanos
dejaron en la oración
en una frase de amor
escogida del salterio
con sabor al monasterio
Madre de la Concepción

Reyes que también irá
paseando su dulzura
y sus Lagrimas serán
ofrenda para tu altar
recuerdo de su Amargura;
y una salve, la más bella
de una niña que es Estrella
y dejará San Cristóbal
para rendirse ante Ti,
que no quiere dejar sola
por el Darro con su flores
a una madre de Dolores
que también muere por TI.

En mis aguas traeré,
los reflejos de una alhambra,
que llora en su atardecer
la pena sabor a Zambra
de la Reina más calé
que por Chapíz va bajando
y buscando en mis orillas
los cantares de alabanza
que a coro le van rezando
en Salves de Maravillas
y oraciones de Esperanza.

Conociendo tus secretos
me abandone a la mañana
y dejándome llevar
por la brisa de tus aguas,
le pregunte a la ciudad
¿quien más el treinta de Mayo
rezara con su campanas?.
No tarde mucho en saber
la respuesta que esperaba
pues al paso me salió
la Merced Carmelitana,
diciéndome que las Penas
en su Iglesia San Matías
repicara a la oración.
Y la Paz y el Dulce Nombre,
la Luz y la Encarnación,
ofrecerán sus cantares
en bronce por la mañana
rezando con sus campanas
Salves de Coronación
La Caridad y la Salud
y la Alegría y el Triunfo
juntas con Consolación,
se unirán en ese canto,
tornando en su toque el llanto,
por un repique de Gloria,
que será en granada historia
por haberte amado tanto.
Así las tres Soledades,
Amor y Mayor Dolor
todas repicando a Gloria
en una misma oración.
En mi sueño repicaban
a Gloria también campanas
del Realejo como hermanas
sus tres reinas coronadas
La Alhambra y Misericordia,
y el del Rosario de Plata.
Todas gozando la Luz ,
todas gozando la gracia.
de poder acompañarte
con su toque esa mañana.

Mi reina que ya te vi
en mi sueño esa mañana,
tan bonita , tan sencilla,
tu tan niña y tan señora
Divina Comendadora
Y Coronada de Amor

Mi reina que ya soñé
como será tu salida
como una reina vestida
y tan Divina a la vez

Y pasearas granada,
que en mi sueño yo lo vi
con otro color de cara,
como si el dolor en Ti
ese día se ausentara.
Que ese día allá en mi sueño
Granada con tanto amor
cambio la expresión de un ceño
de Amargura y de dolor.

Yo te esperare Señora
como de niño ya hiciera,
vestido de primavera
para decirte un te quiero
pero ahora ya sin miedo
con saeta en mi balcón.
Siendo esa mi oración
de honor y gloria a una madre
que paseara esa tarde
su Coronación de amor.

Que orgullo de madre mía
Amargura de mi amor
toda Granada a porfía
celebrando la alegría
de ver tu Coronación
Granada no estará sola
que Huelva, Sevilla y Cádiz,
con ella estarán también
y Córdoba y Almería
y Málaga con Jaén
para traerte el amor
y con ellas la Pasión
que vive mi Andalucía
a despertarse señores
que mi sueño, ¿que mi sueño?
que mi sueño ya no es sueño
que se ha hecho realidad
ver el esfuerzo y empeño
del amor de una Hermandad
que la plaza del realejo
no se calma ni sosiega
e impaciente está por verte,
mejor llegar que si llegas
y te vas entre la gente.
Por la calle de Santiago
ya no cabe un alfiler
esperándote en la esquina
la gente se arremolina
la bulla te espera fiel.
Sigue avanzando su paso
y el palio que es un Joyel,
ardiendo de amor entero
al realejo postinero
lo vuelve un ascua de Fe.

Una Atalaya de forja
esperándote a que llegues,
repleta de cantaores,
y en saetas ofrecerte
un ramillete de flores
Se abre de pronto el balcón
es un balcón en el cielo
adornado con estrellas
en azul de terciopelo
La gente mira “pa” arriba
quieren escuchar de nuevo
el verso que dulce se siente
cantándole a su Amargura
la voz de Enrique Morente.
Que belleza y que locura
el volver mi Niña a verte
acompañarte y quererte
y volviendo a tu clausura.
Ya el eco de la clausura
será el consuelo a tu llanto,
¿el nuestro?,
el nuestro seguir soñando
volverte a ver Amargura
la tarde de un lunes santo.
Como recuerdo Tu aroma
y muy lleno el corazón,
tu luciendo ya Corona
nosotros llenos de amor.

No nos olvidemos pues
que en mi Realejo bendito
a querido Dios dejar
otra divina Señora
como Reina Celestial.

La que fue Comendadora
de Dios en la Clausura,
Granada la coronó
como prueba de su amor
Como Reina de Amargura.

DESPEDIDA.-
Y ya para terminar, no quisiera dejar pasar esta oportunidad que se me ofrece, para poder dedicar mis últimas palabras a alguien muy importante en mi vida.
Habrá quien se pregunte después, ¿ porque ha esperado para decirlo hoy? ¿ Porque en el Pregón de Coronación de la Virgen? ¿ No ha tenido otro momento?.
Y podéis llevar razón , pero cuando terminaba de escribir este texto y de hablar a la Virgen, una vez más me dije: a Ella no la puedo engañar, la Virgen me quiere y yo a Ella, y no estaría bien que yo no fuera valiente. Como nos decía Juan Pablo II, ” Ser valientes, no tengáis miedo”
Si no todos ,casi todos me conocéis, y sabéis de mi y de mis predilecciones , pero no me podía ir esta mañana de aquí, sin dedicar, un fragmento musical de una sevillana a la persona más importante de mi vida, a ese hombre que vela continuamente por mí, que me cuida, me comprende, me ama profundamente , me perdona mi errores, y que me da las fuerzas para seguir adelante cada día y me acompaña siempre.
El está con nosotros aquí y sin Él, nada de esto ni de mi vida tendría sentido.
El es:

ESE QUE VA MIRANDO
SIEMPRE AL CIELO
Y A TRAVES DE SU MADRE
MIRA AL SUELO

ESE ES EL HIJO DE DIOS
EL QUE MURIO EN UN A CRUZ
DESPUES DE TANTA TORTURA
Y ESE SE LLAMA JESUS
Y ES HIJO DE MI AMARGURA

He Dicho.

Texto de la noticia: Granada Cofrade – Fotografía: AhoraGranada