Memorias de un 30 de Mayo: Procesión de traslado a la Catedral e imposición de la Medalla de Oro de la Ciudad de Granada

192

El Viernes 29 de mayo de 2015 los jóvenes cofrades de Granada con sus báculos y guiones llenaban el templo y el compás del Real Monasterio de las Comendadoras de Santiago. Se disponían a llevar a la Santa Iglesia Catedral, para ser coronada canónicamente ante la iglesia de Granada y por decreto Pontificio, a la Divina Comendadora, María Santísima de la Amargura. Un pequeño aguacero retrasa unos minutos la salida del cortejo, pero inmediatamente el aire se llena con el canto del Himno de la Coronación, de Luis Rivero, cofrade y autor prestigioso del Carnaval de Cádiz, que es iniciado por las Madres Comendadoras y seguido por todos los que formaban el impresionante cortejo, más los muchos, que abarrotaban esperando, en la calle Santiago. La soberana imagen, sale de su Convento con un repique general de campanas y la Banda de Música San Sebastián de Padul, la recibe en la calle, con la versión musical del Himno de Coronación, la marcha “Reina del Realejo”, del maestro Víctor Ferrer. No había vuelta atrás, la plaza del Carmen primero, dónde esperaba la Corporación municipal y otras autoridades y la Iglesia Catedral Metropolitana marcaban el itinerario.


Los jóvenes cofrades, impecables en su atuendo de día grande de fiesta. La Sagrada imagen vestida con el Manto de las Granadas, que diseñó Fray Ricardo de Córdoba y bordó César Gómez Horhn, la saya de tisú y bordados del siglo XVIII, el rostrillo a tablas con un encaje de malla del siglo XIX sobre piel de ángel, y orlada su sagrada testa, con la corona de rosas como una religiosa contemplativa mas. De esa manera, la imagen protagonizaba un paso de gloria, que gracias a la preciosa parihuela de la virgen de la Victoria y a la peana dorada de San Juan de Dios lucía esplendente.
Los vivas, las plegarias, las petaladas y el entusiasmo acompañó en todo momento el discurrir del cortejo que completaban, además de los grupos jóvenes de Hermandades de Penitencia, Gloria y Sacramentales, casi un centenar de hermanos con ofrenda de cera, representaciones de Cofradías de la Oración en el Huerto, de la Confraternidad Getsemani, y Hermandades de la Amargura, venidas de toda España, Exhermanos Mayores, Junta de Gobierno. La llegada a la Plaza del Carmen ante el Consistorio, siguió fielmente un riguroso protocolo que rodeó de hermanos cofrades, jóvenes y autoridades el deslumbrante Paso de Gloria. El Consistorio con el Alcalde a la cabeza, el Comendador Mayor de León de la Real Orden Militar de Santiago, padrino de la Coronación, Exhermanos Mayores, representantes del CNP y otras instituciones y numerosísimo público llenó la plaza.

Fotografía: Alfredo Aguilar, gentileza de Diario IDEAL

El Secretario General del Ayuntamiento leyó el Acta de Concesion y el Comisario de la Coronación, el Hermano Mayor y el Prioste, acompañaron al Excmo Sr. Alcalde hasta el Paso, al que accedió el Sr Alcalde imponiendo a la Sagrada imagen la Medalla de Oro de la Ciudad de Granada. Un cálido y atronador aplauso corroboró tan singular momento, cerrando el acto los himnos oficiales de Granada, Andalucía y de España.

Distinción fue publicada en el Boletín Oficial de la Provincia de Granada del 20 de junio de 2014

La comitiva continuó su itinerario y accedía a la Catedral, no sin antes recibir otra impresionante petalada ofrecida por los jóvenes de la Cofradía del Cristo de San Agustín. La puerta de la Encarnación, se abría a la humilde imagen de una virgen contemplativa y se volvería a abrir al día siguiente con la misma imagen, pero ya reconocida por la iglesia universal como merecedora por la antigüedad y continuidad de sus cultos y por una devoción secular como Reina de cielos y tierra.