Paso de Palio – Las Bambalinas

143

La bambalina frontal está dedicada a la Eucaristía, como Hermandad Sacramental que somos, está representada en una custodia bordada, – en su interior un documento firma la autoría del diseño, las artífices del bordado y de la orfebrería, y la fecha de ejecución -, reproduciendo una de las piezas del patrimonio de las Comendadoras. A su derecha e izquierda un ramo de espigas de trigo y un racimo de uvas. Además dos guirnaldas: Laurel símbolo del esfuerzo en hacer el bien y de la eternidad. Olivo símbolo del trabajo y de la construcción de la paz.

La bambalina trasera está dedicada a la Iglesia con la figura del Espíritu Santo, como animador de los cofrades cristianos, se representa con siete rayos que son los dones espirituales, a su derecha la nave del apóstol San Pedro, que simboliza la Iglesia universal, a su izquierda los símbolos de la Iglesia de Granada: una palma de mártir y un báculo de San Cecilio, el corazón con siete puñales de la Virgen de las Angustias, patrona de la Archidiócesis y una Granada. Dos guirnaldas: Palmera que representa la victoria sobre el mal y la inmortalidad. Yedra que representa la fidelidad y la vida eterna.

Las bambalinas laterales llevan motivos de las letanías tales como: Salud de los Enfermos, Arca de la Alianza, Espejo de Justicia, Reina de la Paz, Rosa Mística, Puerta del Cielo, Estrella de la Mañana, Trono de Sabiduría, a los que se añade la Luna y el Sol, que se sitúan inmediatamente a ambos lados de los motivos eucarísticos de la bambalina delantera, indicándonos que desde que sale el sol hasta que sale la luna debemos de adorar al Santísimo Sacramento, asimismo las letanías que están a ambos lados de la bambalina trasera dedicada a la Iglesia nos indican el camino para construir la comunidad eclesial, que no es otro que el de la Paz y el de la Sabiduría. El resto de los símbolos de las letanías son, al igual que todo el palio un canto a las virtudes evangélicas de la Virgen María.

La representación de las flores en los ornamentos litúrgicos, por su belleza, colorido y simbolismo, tienen una gran tradición en la historia del bordado, en este Palio se desborda la representación y su simbolismo, en guirnaldas y ramos, bordados en sedas y oro, siendo un ejemplo único y excepcional en este aspecto, cobrando un gran protagonismo. De esta manera por encima de los motivos de las letanías se descuelgan una serie de guirnaldas de flores que representan las virtudes que debemos practicar los cofrades, tales como Pasionarias: Solidaridad en el dolor y recuerdo de la Pasión de Cristo. Jazmín: Generosidad y gratitud hacia los demás. Lirios: Confianza en Dios y en el hermano. Azahar: Oración y vida Comunitaria. Violetas: Prudencia y caridad con los demás. Margaritas: Sencillez y ayuda mutua. Rosas: Belleza interior y perfección en la virtud. Clavel: Sacrificio y entrega hacia el otro. Azucenas: Virginidad y testimonio de Fé. Tulipanes: Nobleza y vida de santidad.