Resurrección

86

Evangelio según san Juan 20, 1-9
«El día después del sábado, María Magdalena fue al sepulcro muy de mañana cuando aún era de noche, y vio que la piedra del sepulcro estaba movida. Echa a correr y llega donde Simón Pedro y donde el otro discípulo a quien Jesús quería y les dice: «Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto». Salieron Pedro y el otro discípulo, y se encaminaron al sepulcro. Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió por delante más rápido que Pedro, y llegó primero al sepulcro. Se inclinó y vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llega también Simón Pedro siguiéndole, entra en el sepulcro y ve las vendas en el suelo, y el sudario que cubrió su cabeza, no junto a las vendas, sino plegado en un lugar aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado el primero al sepulcro; vio y creyó.»

Cartela trasera del Paso de Misterio del escultor sevillano Don Jose Antonio Navarro Arteaga realizada en el año 2012. Se trata de una composición piramidal en la que se combinan dos ámbitos perfectamente diferenciados: el terrenal formado por dos soldados, y el celestial constituido por Jesús rodeado de dos ángeles. Entre todas las figuras destaca la del Señor triunfante, cuyo brazo derecho sobresale de forma pronunciada. Los movimientos de los soldados crean un interesante juego perspectivo, al igual que el sepulcro, el cual simula una gran profundidad. El misterio más importante del Cristianismo, se ubica en la trasera del paso, como culminación de la Pasión y Muerte de Jesús.

En este año 2019 se ha completado la capilla al completo con dos nuevos ángeles obra del mismo autor y donación de un hermano.