¿Sabías que? Capítulo 1

294

Origen de la advocación en el Siglo XVI

En un antiguo morabito o ermita, situada a las afueras de Granada, entre la ribera del Río Genil y el comienzo de la actual Avenida de Cervantes y que fue cristianizado en 1507, como Ermita dedicada a San Antón, por Fray Hernando de Talavera, es muy posible que se constituyera a mediados del mismo siglo, la Cofradía de la Sagrada Oración de nuestro Señor Jesucristo en el Huerto de los Olivos. La Ermita, denominada, Convento de San Antón, llamado posteriormente “el Viejo”, reunió a una serie de ermitaños que frecuentaban esa zona y que daban servicio religioso a los hortelanos de los alrededores. En 1535, este Convento de San Antón el Viejo, fue ocupado por la Orden de los Terciarios Franciscanos, y en ese enclave religioso estaba radicada la Cofradía que rendía culto a la Imagen del Señor Orante en el Huerto. Era de las cofradías denominadas de “sangre”, formando parte de su cortejo flagelantes, que hacían un devoto Vía Crucis, el Miércoles Santo, hasta la Ermita del Santo Sepulcro, situada en sus inmediaciones.

Ermita dedicada a San Antón
Placa del callejero de Granada recordando la Ermita de San Antón Viejo
Antiguo mapa de Granada marcando la Ermita de San Antón el Viejo