¿Sabías que? Capítulo 12

238

De Dolores a Amargura, la misma Madre

En 1948, a iniciativa, entre otras personas, del Arzobispo de Granada y de la Comunidad de Madres Comendadoras, se ofrece a la Cofradía la imagen de una antigua Dolorosa que recibe culto habitual en la Iglesia de dicho convento y que se atribuye al genial escultor José de Mora, de finales del XVII o principios del XVIII. La imagen de esta virgen de los Dolores, gozó de gran devoción en el siglo XVIII, consiguiéndose del Papa Clemente XIII en el año 1766, por solicitud de Doña María de Luna, Comendadora Mayor, indulgencias para la Festividad del Viernes de Dolores, su culto más importante era un secular y multitudinario Septenario Doloroso.

La cofradía la incorpora como titular y la anterior Dolorosa de Domingo Sánchez Mesa, pasa a recibir culto en la clausura conventual. La Semana Santa de Granada ve procesionar ese mismo año, una de las imágenes más bellas y con mayor devoción de la ciudad, estrenando techo y caídas de palio y con una nueva corona realizada, a partir de la anterior ráfaga o diadema, por el orfebre granadino Miguel Moreno Grados.