Viernes de Dolores – Misa de campaña ante María Santísima de la Amargura Coronada

45

Mas de 250 años de historia continuada

La festividad del Viernes de Dolores adquiere en el Monasterio de Comendadoras de Santiago y en nuestra cofradía un relieve e importancia de carácter histórico y religioso. Desde su llegada a este convento a finales del siglo XVII y hasta 1948, la imagen de la Virgen de la Amargura Coronada se llamaba Virgen de los Dolores, la cual tuvo en este barrio del Realejo una gran devoción por parte de los vecinos que la visitaban a diario, especialmente el Viernes de Dolores, y durante todos estos siglos siempre ha tenido cultos a través de un Solemne Septenario. La devoción fue en aumento hasta tal punto de que a mediados del siglo XVIII, la Comendadora Mayor Doña María de Luna le solicitó al Papa Clemente XIII indulgencias para todos los fieles que rezaran, desde la salida del sol hasta el ocaso, ante la sagrada imagen situada en un altar de la iglesia en la festividad del Viernes de Dolores; indulgencias que le fueron concedidas por su Santidad el Papa en el año 1766.

Nuestra hermandad, fiel a esta historia, le rinde homenaje de devoción filial en este día a la que es Madre de Dios, Esposa mística del Espíritu Santo, y Madre amorosa del Señor de la Oración en el Huerto. Pongamos nuestra oración y nuestra petición de gracias en sus manos de Mediadora Universal, Reina Coronada, Madre de los Jóvenes y Madre de la Iglesia.

Convocatoria: viernes 12 de abril. Santa Misa a las 21 horas en el Compás de las Comendadoras (patio), ante la imagen de la Virgen de la Amargura Coronada situada en su paso de Palio.