María Stma. de la Amargura ataviada para el tiempo de cuaresma.

Se nos  presenta  a la Virgen de la Amargura Coronada, vestida por Paco Garví, que de nuevo nos da una lección de maestría y elegancia con su buen hacer, y la contemplamos  con  la  clásica  vestimenta  de hebrea, manto azul de vueltas blancas, saya de terciopelo  color  buganvilla  y rostrillo  de seda salvaje bordado  en hilo de oro.

En el rostrillo, observamos  el  regalo  de la Hermandad  de la Lanzada, con ocasión de la Coronación Canónica, puñal de plata en su color, recuerda las palabras del anciano Simeon, “…Tuam ipsius  animan  pertransibit  glaudius.”.

Asimismo, en homenaje a la  hermandad  de  la Esperanza  el  broche  que recibió, de  esta  cofradía,  la  virgen  de  la  Amargura,  en  la Coronación Canónica, y se completa el rostrillo con la antigua venera de Comendadora Mayor.

Fajín hebraico,  ofrenda de dos devotos, con el broche del barco  en  filigrana  de plata, de la misma materia es el magnífico Rosario que porta la bendita imagen.

En  la  media  Luna  Inmaculista, vemos  la venera de peregrinos, que la hermandad  del  Rescate  ofrendó  en  la  coronación  canónica, que figura como homenaje a dicha Hermandad  con  motivo  del  300 Aniversario de la imagen del Señor.

Así permanecerá  hasta  que suba, vestida de reina soberana, a su palio  el próximo Lunes Santo, para recoger las súplicas de sus devotos y bendecir a nuestra ciudad.

 

Los comentarios están cerrados.